Praga, 30 de abril de 2001

¿Qué relación podemos tener con el Espíritu Santo y cómo consolidarla? Chiara Lubich cuenta su experiencia de confianza e intimidad con el Espíritu Santo en la vida de cada día. 

Marie: "Chiara, tú tienes una relación particular con el Espíritu Santo ¿Podrías hablarnos de ello? 

Chiara: Bien, con el Espíritu Santo, tengo que  confesar que, por amor, ciertamente, pero también a la fuerza tengo que tener una relación con el Espíritu Santo. ¿Qué puedo hacer yo sin el Espíritu Santo? Es inútil que vaya a hablar, es inútil que... Por ejemplo, yo invoco al Espíritu Santo no sé cuántas veces al día y, sobre todo, juntamente con las otras focolarinas y con los otros focolarinos, porque, precisamente, Jesús dijo que pidiendo juntos se obtiene más fácilmente el Espíritu Santo. Después, dijo también que es fácil obtenerlo, porque si un padre al que quizás tú le pides algo, no te da un escorpión en lugar de pan, te da el pan, también el Padre celestial si tú se lo pides, te dará el Espíritu Santo. Por eso, es necesario tener dentro esta certeza - gracias a Dios yo la siento bastante -, porque basta pedir y Él nos lo da, especialmente si pedimos en nombre de Jesús, más aún, si lo pedimos con Jesús en medio de nosotros.

Por ejemplo, muchas veces yo tengo que hacer discursos, debo preparar muchos discursos, no sé, a lo mejor 30, 40, 50 al mes, debo preparar estos discursos y no es que puedes ir, no sé, a un Parlamento a contar chistes, hay que hacer un discurso serio. E igualmente para otros lugares, siempre hay que hacer cosas bastante serias. Entonces, yo antes de hacerlo invoco al Espíritu Santo y ¿qué veo? Veo que antes de invocar al Espíritu Santo, si pienso..., no es que pienso, estoy allí esperando a ver lo que Él me sugiere, veo que me da muchas ideas bonitas, que a veces, antes de rezar, no encuentro las palabras, no tengo las palabras justas para expresarlas. Cuando invoco al Espíritu Santo - ¡Hay que probarlo para creerlo! - me viene la palabra, me vienen las palabras. Él está, está allí, está allí, está allí. Por eso, cuando termino ese tema, lo que he preparado, siento dentro la alegría de haber hecho algo con el Espíritu Santo; me parece que se ha dado vida a algo, es una gran alegría.

Las focolarinas que están conmigo saben que, cuando salgo de aquella habitación, les digo siempre: la mayor alegría para mí es estar con el Espíritu Santo, es estar con el Espíritu Santo. 

Así es también, naturalmente, cuando hago coloquios, como ahora con ustedes; antes de venir he invocado al Espíritu Santo. Entonces, es necesario que hagamos nuestra parte, hacer el vacío, escuchar, ver lo que ustedes quieren, hasta el fondo, sin pensar en lo que hay que decir. Y cuando los demás cierran la boca porque ya han dicho todo, sientes que dentro Él te da la respuesta, y es la respuesta justa que resuelve el problema. 

¡El Espíritu Santo es fenomenal, fenomenal, fenomenal! Él responde a todo, Él resuelve todo, Él renueva todo, Él hace que todo renazca. ¡Es algo extraordinario! Es así. Adiós.

texto

buzón de correo

Contact Icon

Agradeceríamos a aquellos que nos hagan llegar recuerdos, documentos inéditos, fotografías, etc.... para enriquecer los archivos de Chiara Lubich.
para enviármoslo en seguida

visitantes online

Hay 111 invitados y ningún miembro en línea

27 enero 2015

Lubich

Vídeo-síntesis de la ceremonia de apertura de la "Causa de beatificación y canonización" de Chiara Lubich.
Mensaje del Papa Francisco
La grabación-vídeo de toda la ceremonia 

login staff

Este sitio utiliza cookies técnicas, también de terceros, para permitir la exploración segura y eficiente de las páginas. Cerrando este banner, o continuando con la navegación, acepta nuestra modalidad para el uso de las cookies. En la página de la información extendida se encuentran especificadas las formas para negar la instalación de cualquier cookie.